lunes, 23 de abril de 2012

Terminado: Arcane Legions


 Arcane legions es un juego de estrategia sencillo, ideal para principiantes o para partidas rápidas de aproximadamente 1 hora, donde las características de cada unidad vienen impresas en las peanas y la posición de cada miniatura en la misma otorga unas características específicas de ataque/defensa/movimiento.
Además el juego es extremadamente barato (25€ el starter con la infantería necesaria para hacer partidas pequeñas con cualquiera de las tres facciones del juego).
Ambientado en un universo místico su  jugabilidad es buena si bien se puede quedar algo corta para jugadores acostumbrados a este tipo de juegos.

Este era un proyecto que inicié al principio de retomar el hobby. La gran cantidad de miniaturas, complementada con dos cajas de caballería de las facciones romana y greco-egipcia, me debería servir de base para retomar el pulso y la habilidad de pintado.
Las miniaturas son de escala 1/72, de plástico blando, y llenos de rebabas. El precio es indicador de todo ello.

Al final, y después de mucho tiempo guardados en una caja y dejados de la mano de dios, he terminado de pintar las últimas unidades y les he dado un buen baño de quickshade y una capita de barniz.

A falta de la foto final de familia aquí os dejo el último estado antes de volver a ser guardados en el baúl de los recuerdos a la espera de una ocasión en la que disfrutar de este juego.

P.D.: El juego ha pasado a mejor vida y el fabricante ha clausurado incluso la pagina web.
Intentaré en la medida de lo posible recopilar la información que aún existe en la red (sobretodo de la página ArcaneStuff) y hacerme con alguna caja mas de infantería de mis facciones preferidas para completar los puntos.

lunes, 16 de abril de 2012

VIDEOTUTORIAL: Decorando peanas parte 1

Al fin me he animado a realizar videotutoriales.
Este es el primero, una toma de contacto con los programas de edición de video y con todo lo que supone.  En el os muestro como decorar de forma rápida, eficaz y sencilla las peanas de vuestras miniaturas.
Espero que os guste.



Este Viernes hemos Jugado: Warzone, Mutant Chronicles

Warzone es un juego de miniaturas basado en el universo del juego de rol Mutant Chronicles en el que diferentes megacorporaciones se encuentran en guerra por el control de los sistemas solares.
El juego se basa en ordenes. Cada miniatura dispone de tres ordenes en su turno con las que puede realizar diferentes acciones: Mover, apuntar, disparar, tirarse cuerpo a tierra, quedarse en guardia,.... Aprovechar las ventajas tácticas del terreno y usar las ordenes adecuadas en cada momento son el elemento clave para conseguir la victoria.

El Comandante Juan, al mando de sus tropas de Capitol, se ha atrevido a desafiar a las tropas de Bauhaus (fielmente representadas por proxies de warhammer 40K) ocupando una zona al norte de AlphaAres XXI, un pequeño pueblo manufacturador de figuras de plomo. En su osadía han requisado el cargamento de plomo destinado a dicho pueblo. Las tropas de Bauhaus, por su parte, han logrado capturar a un espía enemigo al que mantienen bajo tortura de cosquillas extremas en las plantas de los pies.... Todo podría haberse solventado con un simple intercambio pero, ....., es más divertido entrar en combate.

Me ha costado mucho pillarle el truco al juego pero la partida ha sido vibrante, emocionante y extremadamente divertida. Juan me ha pegado una soberana paliza, no solo por mis errores tácticos, y la partida nos ha servido para cogerle el truco al reglamento. Me he quedado con ganas de mas pero el sueño ha hecho acto de presencia y quizás otro día podamos volver a disfrutar de este pedazo de juego.

Los objetivos a capturar están protegidos por ambos ejércitos, mis tropas despliegan escoradas a la izquierda, Juan acumula a sus tropas en ambos flancos dejando el centro algo descubierto.
En su primer movimiento usa sus tropas de asalto con retrorreactores para avanzar rápidamente y ponerse a cubierto tras una casa en ruinas, poniendo en oportunidad a sus soldados. El resto de sus tropas se tira cuerpo a tierra y avanza poco a poco quedandose a la expectativa, el flanco derecho se interna en la cobertura que le ofrece el bosque.


Despliegue inicial de los ejércitos
Mis tropas intentan avanzar, las etoiles mortant miran de ponerse a cubierto de la montaña frente a ellas, un disparo desde detrás de la casa en ruinas consigue abatir a una de estas mujeres soldado.

La primera víctima del enfrentamiento
Las tropas avanzan abriendo los flancos intentando obtener posiciones de tiro, Juan por su parte avanza lentamente tirando a sus unidades cuerpo a tierra mientras yo intento un flanqueo para sacar a los retrorreactores de la casa.
 La partida es muy táctica, abandonar las coberturas es un suicidio y es preferible estar a la espera del avance contrario. Sin embargo los disparos de los soldados de Capitol hacen estragos entre mis tropas que miran de avanzar entre tanto fuego para conseguir una posición ventajosa y acercarse al objetivo.

Mis tropas han de dividirse para no ser víctimas del fuego cruzado de los soldados de Capitol, mejor posesionados y a cubierto.
Mis tropas no aguantan los disparos y empiezan a flaquear
 La partida es tensa, cada acción lleva una reacción. Los disparos de ambos bandos se cruzan y empiezan a aparecer agujeros en las lineas, en especial en las mías. Varias unidades chequean su valor superando de calle, por eso son soldados de Bauhaus, y manteniendo la posición.
Mi flanco izquierdo ha caído, ahora solo puedo bascular para poder avanzar por el centro mientras elimino su flanco derecho.
Quedarse en la posición, tras perder mis unidades de cuerpo a cuerpo, es un suicidio. Los lanzallamas de las unidades de Juan han anulado mi vanguardia y ahora toca avanzar con las unidades pesadas intentando eliminar el flanco contrario. La puntería no es lo que debiera pero aún así consigo ir avanzando y menguando las defensas contrarias.
La linea de visión de las unidades de Capitol abarca todo el campo de batalla y me someten a un fuego cruzado muy intenso

Mis unidades no aguantan el fuego enemigo y empiezan a caer como moscas, sin embargo, en un alarde de valor, se llevan consigo gran parte de los efectivos contrarios.
Al final firmamos un empate, aunque la proporción de tropas perdidas es bastante desigual. He conseguido perder una sola unidad completa, aunque la mayoría de las que quedan en el campo de batalla han perdido muchos hombres. Por su parte las fuerzas de Capitol han pagado con sangre su osadía, pero siguen manteniendo el plomo en su poder.

La próxima partida servirá, ahora que ya conocemos mas el reglamento, para ver quien es el vencedor definitivo. De momento nos retiramos a lamernos nuestras heridas..




martes, 10 de abril de 2012

Trafalgar, escaramuza casera

Raro, he conseguido que mi santa señora, con subterfugios y otras artimañas, acabe jugando conmigo a este juego de navíos en la mesa del comedor de casa una partida a 1000 puntos.
Tras la partida celebrada en el club Alpha Ares con Cesar, Jose y Saúl me quedaron algunas dudas acerca del reglamento. Cosas que había que probar y otras que no quedaban claras o que se hicieron mal. Por ello decidí organizar una partida caserilla y, para no hacerlo solo, conseguí la colaboración inestimable de mi mujer.
Preparando la partida
Como solo dispongo de barcos españoles, y siguiendo las normas de creación de flotas del libro, organicé dos expediciones diferentes pero legales según el reglamento.
La primera se compuso de un primera y tres terceras, con algo de equipamiento extra (overgunneds, escalas y almirante) y la segunda se formó con dos primeras y un solo tercera, también con equipamiento extra.

Como buques insignias el primer grupo tenia al Principe de Asturias y de escoltas al San Francisco de Asis, al Bahamas y al Argonauta. Y el segundo, mandado por mi, estava formado del Santísima Trinidad escoltado del Rayo y del San Juan Nepomuceno.

El despliegue inicial quedó tal y como se muestra en la siguiente foto.
Despliegue inicial, el viento favorece a la flota mandada por el Santísima Trinidad y la iniciativa al Principe de Asturias.
 El azar se alió con mi señora en el primer turno volviendo el viento en mi contra y desatando una tupida niebla que hacia imposible disparar a más de 10cm. Con lo que solo se pudo avanzar. La disposición inicial, un tanto extraña si no conoces a Nelson, quedó clara tras un par de turnos al intentar disparar con todos los cañones desde la proa......Volvimos un poco hacia atrás para que pudiera colocarse un poco mejor y disparar desde estribor.
Tras recibir los impactos correspondientes en el trinquete conseguí maniobrar gracias a lo bien que mis capitanes y almirantes superaron sus respectivas tiradas de mando y buscar buen viento.
En el segundo turno la niebla fue sustituida por una lluvia torrencial y un viento fuerte, esta vez de costado, permitiéndome mover primero y dando la iniciativa a mi mujer. Sin embargo el disparo se limitaba a 20cm.
Gracias al movimiento y a la posición de mis navíos conseguí lanzar múltiples andanadas contra los terceras de mi mujer consiguiendo varios críticos y dañando seriamente alguno de ellos.

El Santisima trinidad desata una andanada de fuego contra el Argonauta.
Pero las cosas no iban a ser tan fáciles. El Argonauta y el Bahamas disparan a bocajarro contra el Santísima trinidad y el Rayo provocando impactos críticos y dejándolos en llamas. El gran aguante de estos barcos es encomiable y les permite seguir. En el fondo, el capitan del San Francisco de Asis no controla sus maniobras e impacta contra el San Juan Nepomuceno, sufriendo serios daños en el choque, mientras que mi navio apenas si nota una leve sacudida.

Las andanadas se suceden y los barcos empiezan a notar el fragor de la batalla.
En la fase final consigo apagar un incendio mientras el otro sigue quemando pero, por suerte no se extiende. Mi mujer no consigue apagar ninguno pero recibe daños mínimos provocados por los mismos.
En el turno tres el viento se calma y la lluvia desaparece, malditos aguaceros de verano, esta vez el viento se atraviesa haciendo que el turno nos haga mover a uno y después al otro.

 Las andanadas son consecutivas y empiezan a abrirse vias de agua en algunos navíos, el San Francisco de Asís pierde toda su tripulación y se hunde tras ser abordado por la tripulación del San Juan Nepomuceno.
El San Francisco de Asis momentos antes de reunirse con las sirenas..
 Las andanas van sucediéndose entre los diferentes navíos. Los cascos empiezan a notar los impactos. el Argonauta, que servia de pantalla al Principe de Asturias, no puede maniobrar a tiempo y debido a la inercia impacta contra el Santísima Trinidad, el golpe es tan fuerte que destroza el ya maltratado barco que se hunde irremediablemente.

El Argonauta embiste al Santísima Trinidad
 Al final del turno consigo salvar nuevamente un incendio en el Rayo pero el Santísima Trinidad no tiene tanta suerte y ve como explota el polvorín y las llamas se extienden por todo el barco.
El Santisima trinidad antes de hundirse en el fondo del mar.
En el último turno que jugamos el Rayo casi no pudo llegar a disparar al Principe de Asturias que dio buena cuenta del Santísima Trinidad con una andanada certera mientras el San Juan Nepomuceno intentaba hundir al Bahamas sin demasiado éxito.

Llegados a este punto dejamos la partida por agotamiento de la parte contratante de la primera parte y firmamos un justo empate.

A destacar que si bien alguna norma aún no me ha quedado demasiado clara, tema críticos/salvaciones, el resto empieza a tener mas sentido. Lamentablemente creo haber agotado la paciencia de mi rival y la próxima partida será en el club o en solitario.....
El juego sigue pareciéndome extremadamente sencillo y rápido, dudas a parte. Los barcos son difíciles de hundir y la maniobravilidad de los navíos españoles no es de lo mejor del libro (un solo giro permitido contra dos del resto de flotas). La próxima será entre navíos de diferentes nacionalidades para poder comparar.

domingo, 8 de abril de 2012

Este viernes hemos jugado: Trafalgar

Trafalgar, reglamento naval de Games Workshop Historical que refleja las batallas navales entre los años 1795-1815 pero que puede ser exportado a otras épocas con cierta facilidad.
El juego es rápido, directo y divertido. El reglamento en sí ocupa 30 páginas, incluyendo las reglas avanzadas. El resto del libro se reparte entre las flotas, la hoja de plantillas (que también se puede descargar de internet), las hojas para hacer las flotas (cada barco necesita su hoja separada para llevar el control de daños, también descargables de internet) y la historia, contada desde un punto de vista algo británico (vamos, que barren para casa).
El libro, como la mayoría de Games Workshop, rezuma calidad por todos los costados, quizás la tapa blanda sea su punto mas flojo. En el interior el nivel de detalles, fotografías, tutorial de pintura, de enjarciar los barcos, decorar peanas, etc... está al nivel de todas las publicaciones de la marca y que es de agradecer. El hecho de que solo esté en Inglés puede tirar para atrás a mucha gente. En este caso el conocer el idioma es casi imprescindible, también lo es leer correctamente (lo cual al parecer no es mi fuerte...)
El contenido del reglamento está a la altura de las publicaciones a las que nos tienen acostumbrados los chicos de GW
 Hace tiempo que tenemos el reglamento criando polvo en el armario y ya teníamos ganas de probarlo, en una operación relámpago y provocada por una situación familiar desfavorable montamos una partida 2vs2 de ingleses contra Aliados.
Como no teníamos todos los barcos que el escenario requería el escenario hicimos unos cuantos cambios de nombre/nacionalidad que no afectaba al equipo ni a la calidad.
Así que el enfrentamiento final se produjo entre Hijos de la gran Bretaña y una alianza Hispano-Holandesa.

Tras rellenar las hojas de cada barco nos dispusimos a desplegar. El tablero hacia 190x130, con lo que teníamos espacio de sobra, pero ya de entrada formamos dos lineas para darnos cañonazos desde el primer turno. Con el viento a favor y el enemigo al alcance hicimos una pausa para llenar nuestros hambrientos  estómagos. En boca del almirante Joseph "Se lucha mejor con el estomago lleno"
Decidiendo la dirección del viento y el clima

Tras el refrigerio empezamos la partida, en el primer turno una niebla espesa se cernió sobre las aguas, tan espesa que el viento, aunque fuerte, no conseguía levantar. La niebla, y un error de despliegue, hizo chocar los navíos españoles unos con otros por culpa de los 3cm de inercia... Por suerte los daños fueron mínimos para lo que podían haber sido.
Al no poder disparar por la poca visibilidad el turno transcurrió sin incidentes remarcables.
La proximidad de los navíos españoles provocó un choque en cadena
En el segundo turno la niebla desapareció igual que viniera, sin embargo ello provocó una disminución del viento. Con la flota española, casi en su totalidad, parada por los múltiples accidentes, la maniobravilidad se vio afectada. Aprovechando su superioridad numérica los navíos Españoles se dedicaron, desde sus posiciones semiestáticas, a cañonear de lo lindo a los Británicos que devolvían el fuego con tesón pero poco acierto.
Las andanadas se sucedían y varios navíos empezaron a dar señales inequívocas de fuego bajo las cubiertas. La flota Británica se resentía del fuego pero aguantaba estoicamente dando la cara en todo momento.

En el centro de la batalla reinaba la confusión en las linea Hispoano-Holandesa, con barcos aún chocando debido a la proximidad de unos con otros. Sin embargo el fuego de los cañones era un martilleo constante a la flota británica, mejor preparada para el abordaje que para el combate a media distancia.
Pese a la maniobravilidad seguin produciendose choques en la linea aliada
 Los islotes que sembraban el archipiélago sirvieron a algunos navíos españoles como cobertura allá donde la superioridad británica era patente, minimizando los daños recibidos. Sin embargo la flota británica no tenia tanta suerte y era barrida una y otra vez por andanadas aliadas que, pese a los esfuerzos de sus tripulaciones, destrozaban paulatinamente los cascos de los barcos ingleses, provocando incendios por doquier.

El humo de los incendios y los cañones inunda el campo de batalla.
Al final del segundo turno tuvimos que dejar la batalla y las flotas se retiraron a puerto para lamerse sus heridas.

A sido un primer contacto con el reglamento que, pese a no poder completar mas de dos turnos, me ha gustado especialmente. Tras completar el segundo turno la secuencia de disparos/criticos/salvaciones y a la teníamos casi memorizada. Es cierto que, tras releer el reglamento con las dudas de la partida en la cabeza, hemos jugado sin seguir las normas al pie de la letra pero si que respetando la base del reglamento, la próxima ya será mas acorde con las reglas al tener más experiencia. 
El juego se presenta bien, es cuestión de ir cogiendole el punto y madurandolo. A mi personalmente me ha gustado mucho, lo considero bastante asequible, aparte del handicap del idioma.
A sido un buen bautismo de fuego para mi armada hispánica de trafalgar.